sábado, 24 de octubre de 2009

Nos pasamos la vida decidiendo



“Resulta tan empobrecedor atenerse de forma rígida a lo que se ha elegido, descartando cualquier otra posibilidad igualmente interesante, y sin embargo hay que contar con ello, nos pasamos la vida decidiendo, por mucho que nos agobie decidir, ésa es nuestra condena, la sed de infinitud chocando contra los barrotes de la jaula.

… Es muy injusto que la vida nos fuerce a tomar opciones excluyentes, entras por una puerta y ya no hay más que un pasillo que se va ensombreciendo con puertas al fondo por las que también hay que pasar, cada vez más estrechas y perentorias”

Fragmento del libro “Lo raro es vivir” escrito por Carmen Martín Gaite

Lugar: Santibañez, Valladolid, Castilla y León, 2009
Autor foto: Emiliano Baticón

9 comentarios:

Manuela (Natacha) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Natacha dijo...

Blogger Manuela (Natacha) dijo...

Bueno, Ricardo desde luego lo ideal sería poder tener mucho donde elegir...
En la vida hay circunstancias donde no es posible la elección, aunque la tengas a tu alcance. Estás inmóvil ahí, sin poder tomar esa puerta que deseas, acariciar ese rostro o acceder a ese trabajo, que es el sueño de tu vida...
Lo malo es que las elecciones a veces son tan simples como decidir si hacer realidad un sueño... o dejarlo ir...
Un beso, cielo
Natacha.

Viv dijo...

Y después, cuando estás exhausta/o de abrir y cerrar puertas, de pensar, de decidir entre los caminos tratando de encontrar el sendero propicio para la vida…Zasss, estiras las paticas y todo lo que has armado no sirve de nada!
Un beso.
Creo que no me quiero morir, lo voy a pensar!

Alma Mateos Taborda dijo...

Precioso fragmento, puro y profundo. Gracias por compartirlo. Un abrazo.

María dijo...

Es injusto tener que tomar decisiones, así como muchas veces tener que elegir entre personas (mi último post habla de ésto último) pero la vida es así de injusta.

Me encanta la imagen.

Un beso.

Ricardo Baticón dijo...

Hola!

gracias por vuestros comentarios.

Natacha, totalmente de acuerdo, hay muchas veces en la vida donde no se puede elegir... y viene impuesta la elección... pero así es la vida, no?

Viv, no me seas pesimista!... No te falta razón porque es muy cierto lo que dices, pero bueno, vamos a pensar que todo lo que se haga... servirá de "herencia" para alguien...

Alma, me alegro que te haya gustado el fragmento elegido de Carmen Martín Gaite. Gracias a tí por pasarte a leerlo. Saludos.

Hola María. Claro que injusto, pero necesaria, a veces no queda otra. Leí tu post... de elegir entre dos amistades. Difícil solución.

GRACIAS Y SALUDOS PARA TOD@S!

Ana dijo...

no se hasta que punto cada vez entramos por puertas mas estrechas y tortuosas.. yo voy eligiendo y mis eleciones hacen que mi vida irraide felicidad.
Un beso!

Pd. en breve te pasare el fragmento.

Abril Lech dijo...

Una hermosa foto... Y la maravilla de elegir, equivocarnos y seguir teniendo la chance de volver a elegir. La dualidad en la libertad es un regalo. Tenerlo todo sin la posibilidad de descartar opciones quitaría les quitaría valor. Nuestras elecciones valen más, en parte, por haber tenido que dejar otras opciones. Es grandioso. Aunque a veces duela.

Besos!

Ricardo Baticón dijo...

Hola Ana y Abril

agradezco mucho vuestras dos opiniones porque son dos opiniones desde otro punto de vista... más optimista. La elección de elegir como un regalo y como una posibilidad de seguir aprendiendo (si elegimos mal). Siempre hay que ver el lado positivo de las cosas, está claro. Gracias y saludos!