miércoles, 30 de septiembre de 2009

¿Se imaginan…?



"¿Se imaginan un mundo de gente amable, simpática, eficiente, dispuesta, diligente, estilosa y capaz? Demasiado bonito como para pensar en lograrlo a corto plazo. Porque de momento, lo que vemos en cantidad de altos y pequeños cargos es mucha impaciencia, ordinariez, mucho tratar a los demás a patadas (clientes incluidos) y escasa amabilidad; y mucha arrogancia en los que están arriba, o creen estar arriba. Con excepciones, bastantes excepciones, afortunadamente.

Por eso esas excepciones nos caen tan bien, porque respiramos con alivio cuando topamos con ua persona que sonríe, que pide permiso para fumar, que escucha, que propone soluciones y, sobre todo, que no mira el reloj y da a entender que tiene para ti tdo el tiempo del mundo.
... Y por eso también es gratificante ver que llegan los taxistas que nos ofrecen caramelos, el ejecutivo que te dedica su sonrisa y su tiempo, o la secretaria que te atiende con amabilidad y aunque no te pase con el jefe, te asegura que te llamará cuando regrese. Y luego te llama, poque también el jefe anda metido en esa nueva historia de conseguir que el mundo sea más agradable.

Demasiado bonito para ser cierto, pero ¿por qué no empezar ahora mismo, cada uno de nosotros, con todos los que nos rodean?"


Fragmento del artículo Gente encantadora, escrito por Pilar Cernuda
Lugar: Muskiz, Vizcaya, 2009
Autor foto: Ricardo Baticón

6 comentarios:

Ana dijo...

Dificil.. ¿no?.. que todo el mundo se porte de una forma agradable y servicial.. pero si que las hay, yo conozco a algunas y son excepciones maravillosas en la tierra que te hacen sentir mejor.. por eso yo intento sumar en ese bando, aunque a veces no lo consiga.
Un beso, preciosa entrada y foto!

Sid dijo...

Hay algunos lugares donde eso es mas fácil o por lo menos hay mas posibilidades y no es precisamente aquí en España.

Natacha dijo...

yo practico, querido amigo. Vivo de esa forma desde que lo decidí. No me costó trabajo y recibo de vuelta un cargamento de cariño, sonrisas y amabilidad.
Realmente, cuando cambias... lo demás cambia, es como magia, maravillosa magia que recomiendo por el bien que proporciona a todo el mundo, en especial a uno mismo.
Un beso, cielo.
Natacha

Ricardo Baticón dijo...

Hola Ana, Sid y Natacha... como lector pasivo, disfruto mucho con vuestros comentarios... y a veces sabios consejos, como el tuyo, Natacha:

"cuando cambias... lo demás cambia, es como magia, maravillosa magia que recomiendo por el bien que proporciona a todo el mundo"

GRACIAS a los tres!

Viv dijo...

Hola Ricardo!
Mis locos tiempos, y yo, no nos ponemos de acuerdo, pero acá estoy.
Venía leyendo las entradas y me detengo acá.
Me encanta esta filosofía de vida, o de pensamiento. Tal vez porque me lo he cuestionado muchas veces, no entiendo cómo se van perdiendo los valores, diríamos que la palabra y la educación formal (que deja de ser formal cuando va instintivamente con la persona)
Y me gusta doblemente por la autora… ¡Me fascina esta mujer! No la conocía, hace poco estuvo en argentina y fue invitada a un programa muy conocido de televisión… ¡Qué inteligencia, y qué valentía a la hora de expresarse! Quizás tenga sus defectos, allá se conocerán más, pero acá “dejó tiritando al gobierno” jajaja (Y todo lo que dijo era verdad)
Además, me gustó su historia personal-familiar.
En fin, que me copé con esta entrada. (Como dirían los chicos)
Un beso.

Ricardo Baticón dijo...

Hola Viv!

respecto a lo primero, qué decir yo que no tengo tiempo para nada!... te entiendo totalmente.

Y nada, que me alegro que haya acertado con este artículo de Pilar Cernuda y sí, yo a veces también pienso que se están perdiendo un poco los valores y el respeto mutuo, pero no está todo perdido, no?... todos los días nos encontramos con gente maravillosa que nos arrancan una sonrisa y nos hacen la el día a día un poco más llevadero.

Un abrazo!